Prensa

El Riachuelo y la prensa

Pocas causas como “Mendoza”  han concitado el interés de la prensa de una manera tan intensa. Ello es función de distintos factores. La naturaleza emblemática del Riachuelo, símbolo de la contaminación por excelencia. Expresión de la impotencia de particulares y autoridades para conjurar un problema de magnitud social pocas veces igualada.

El involucramiento del Poder Judicial a través del Máximo Tribunal de la República, para articular las soluciones que los otros dos poderes no pudieron encaminar, también constituye un dato inédito, o en todo caso, de aquellos que de manera incipiente vino trabajando la Corte Suprema de Justicia en materia de políticas públicas, respondiendo a una demanda social de judicialización de estas cuestiones históricamente “discrecionales”.

La magnitud de los recursos en juego no es un dato menor. El correlato presupuestario de las políticas públicas en juego es enorme. Desde las obras de infraestructura en materia de agua, cloaca y control de inundaciones, demoradas por más de 40 años en algunos casos, pasando por las complejidades económicas y operativas del control de la contaminación, siguiendo con el inasible ordenamiento ambiental del territorio que tensa inevitablemente la relación entre la Provincia de Buenos Aires y sus municipios,  culminando con los enigmas que depara a nivel operativo la atención focalizada de la población afectada en su salud con motivo del deterioro ambiental, todo ello pone en funcionamiento una maquinaria administrativa y política que no puede quedar exenta de controles,  entre ellos el de la prensa.

Pero los tiempos del Riachuelo se encuentran agotados desde el mismo comienzo de la causa Mendoza. Se litiga porque ya no es posible esperar más promesas. Se esperan y exigen, con razón, acciones y resultados,  cuasi inmediatos que la realidad hasta el momento ha probado no resistir. Porque no se obtienen los acuerdos. Porque no están los presupuestos. Porque los intereses son muy fuertes. Porque los problemas son demasiado complejos. Por muchas buenas razones, que llevan explícita o implícitamente transitados casi 200 años.

Crónicamente se presenta entonces el momento de afrontar el dilema. Insistir en lo imposible, o aceptar la impotencia que supone aceptar un río que está técnicamente “terminando de morir”?

La Corte Suprema de Justicia imprimió a este dilema un desarrollo signado por la razonabilidad, la mensurabilidad y la conminatoriedad de un programa de acciones, a la sazón delineado por la propia Administración. El Juzgado Federal de Quilmes, a su turno, y en el marco de mandatos explícitos e implícitos, contenidos y derivados de la sentencia dictada el 8 de Julio de 2008, desarrolló un sendero de intervención proactiva, preventiva, ganando un creciente protagonismo en el centro mismo de cada uno de los problemas que supone el cumplimiento de la condena.

Denuncian incumplimientos

<div class=”nota-LN”><span class=”nota-titulo”><a href=’http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1111498&#8242; target=”_blank” title=”Ir a la nota en LANACION.com”>Denuncian incumplimientos en el saneamiento del Riachuelo </a></span><p>El defensor del pueblo de la Nación y las ONG encargadas de monitorear el trabajo en la Cuenca sostienen que la entidad responsable sólo “simula el cumplimiento del fallo” de la Corte Suprema</p><div class=”path-fecha”><div><span>></span> <a href=’http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1111498&#8242; target=”_blank” title=”Ir a la nota en lanacion.com”>Ir a la nota</a></div><a href=’http://www.lanacion.com.ar’><b>lanacion.com</a&gt; </b>| Información general | Lunes 23 de marzo de 2009</div></div><style>@import “http://www.lanacion.com.ar/css/nocache/notaembed.css”;</style>

Ocupan otra vez ACUBA, y van…

El 23 de Marzo volvió a ser ocupado el predio ACUBA donde descansan los restos de lo que pudo llegar a ser un polo industrial modelo en materia de curtiembres. Se había proyectado la construcción de una Planta de Tratamiento para AySA, un polo curtiembrero que cumpliera estrictamente con las normas necesarias para no agravar la situación del Riachuelo y también un área de viviendas en condiciones de seguridad para la salud y para el resto de los vecinos.

El Juzgado de Quilmes llegó a tomar cartas en el asunto y solicitó la presentación de un plan que contemple las complejas variables que atiendan a la situación dominial del predio, la estabilidad con respecto a las intrusiones existentes y las instalaciones correspondientes a las plantas de tratamiento, sin olvidar lo atinente al financiamiento y estructura de control de tales iniciativas.

Pero la realidad es más fuerte y muestra que mientras los proyectos no estén presentados “en firme”, ACUBA será tierra de nadie. Y esto es lo que muestra la noticia que adjuntamos. Para pensar.

http://www.politicadelsur.com.ar/00134/0134lanus03.htm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s